Fornalutx

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fornalutx es un pueblo pintoresco y uno de los más visitados de Mallorca, situado dentro del Valle de Sóller, en el centro de la Sierra de Tramuntana. Sus orígenes se remontan a la edad media, resultado de la evolución de una primitiva alquería árabe, como nos lo indican sus calles más antiguas en la parte más alta de Fornalutx, estrechas y con un trazado irregular presentan pronunciadas pendientes. Casi todos son escalonados y tienen el pavimento empedrado, reservados únicamente a los peatones. Todo Fornalutx constituye un conjunto arquitectónico y paisajístico de gran valor, en muy buen estado de conservación. Las entradas empedradas, la austeridad y la sencillez de las construcciones y de su ornamentación, hacen de las casas de Fornalutx un claro exponente de las típicas casas de montaña mallorquinas, reflejo de una forma de vida de otros tiempos. Ligada a la agricultura donde la huerta, el cultivo del naranjo y del olivo, como en el resto del Valle de Sóller, fueron el motor de la economía hasta los años sesenta.

Antes de que el turismo de masas descubriera Mallorca, aquí ya habían llegado artistas y personajes de otros lugares de Europa, fascinados por la belleza del paisaje y la forma de vida sencilla de sus habitantes. Algunos de ellos han establecido su residencia definitiva en Fornalutx. La actividad turística está muy ligada a segundas residencias o viviendas de vacaciones, así como a algunos hoteles instalados en antiguas casas restauradas, dentro del pueblo o en el campo.

Nada mas entrar en Fornalutx encontramos la Casa de la Villa, con una torre de defensa que data del siglo XVII La iglesia parroquial es otro de los edificios destacados de Fornalutx, originaria del siglo XIII de estilo gótico, ha sufrido numerosas reformas hasta llegar a su aspecto actual más propio del barroco, con una sola nave cubierta por una bóveda de medio cañón y capillas laterales.

El arte popular de las tejas pintadas está muy presente en las casas de Fornalutx, si bien también se da en otros pueblos de Mallorca, sobretodo en Sóller. Se trata de composiciones de dibujos realizadas entre los siglos XIV y XIX, normalmente de color rojo, sobre un fondo encalado bajo las tejas que salen en la cornisa de las fachadas. Representan motivos geométricos y vegetales, elementos de la vida cotidiana, figuras antropomórficas y zoomórficas, temas religiosos, inscripciones y hasta refranes. Se utilizaba una técnica sin perspectiva, limitando los dibujos al contorno de los objetos con algunos detalles interiores. A parte de la función propiamente decorativa, tuvieron una función simbólica, ya que su objetivo era preservar y defender la casa y sus habitantes de las desgracias.

El Correbous de Fornalutx

La fiesta más señalada de Fornalutx es la que celebra la natividad de la Virgen María, el día 8 de septiembre. Dentro del programa de fiestas, uno de los actos más concurridos y polémico es el Correbous, de carácter único en Mallorca. La fiesta empieza a primeras horas de la mañana, con música tradicional de gaitas, flauta y tamborcillo, para anunciar la llegada del buey que es paseado por las calles de Fornalutx, con una cuerda atada por los cuernos y sostenida por los jóvenes de Fornalutx. Una vez acabada la fiesta, el buey es trasladado al matadero de Sóller donde es sacrificado. Se sabe que a mediados del siglo XIX ya se celebraba.

Visitas de interés en el Valle de Sóller.

Leave a Reply