Monasterio de Bellpuig

By Alfaomega (Own work  [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/)], via Wikimedia Commons

By Alfaomega (Own work [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/)], via Wikimedia Commons

El origen del monasterio de Bellpuig se remonta al año 1230, después de la conquista cristiana de Mallorca, cuando el rey Jaume I cedió a los monjes premonstratesos la zona del levante de Mallorca. Los monjes aprovechando unas construcciones anteriores, levantaron el monasterio y readaptaron para sus cultivos la red hidrográfica islámica. El conjunto está formado por una pequeña iglesia, un patio cuadrado y diversas construcciones algunas de ellas en ruinas. La iglesia se empezó a edificar en 1240, es de planta rectangular de una sola nave y cubierta por una bóveda, estilísticamente pertenece al gótico primitivo.

En 1425 los monjes permutaron este conjunto por las tierras lindantes al monasterio de la Mare de Santa Maria de Bellpuig de les Avellanes, en Cataluña. A partir de aquel momento, el monasterio de Bellpuig de Artà devino una casa de campesinos. Desde 1999 es una propiedad pública, perteneciente al Consell Insular de Mallorca.

Esta ubicado a 1,5 km de Artà dentro de un entorno privilegiado donde abundan las encinas. Para acceder se tiene que seguir la carretera vieja de Palma de Mallorca, desde la antigua estación de tren donde hasta el 1977 llegaba el ferrocarril, en dirección hacia Capdepera, se tiene que seguir el primer camino hacia la derecha llamado camino del Rafal d´Alt , a unos doscientos metros se encuentra una curva muy marcada y un camino recto, que baja por una cuesta hasta llegar al puente de l´Ocell Verd que atraviesa un torrente. Después del torrente se llega a una pequeña cuesta, al final de la cual veremos un cruce. Se tiene que seguir por el camino de la derecha, llamado S´Estelrica. A unos quinientos metros a mano derecha se encuentra Es Mustí Vell, un edificio erigido por los franciscanos en el siglo XV donde estuvieron hasta la primera mitad del siglo XVII, cuando se construyó el actual convento en el pueblo de Artà. Se tiene que continuar hasta llegar a la subestación de la compañía eléctrica Gesa, donde se tiene que seguir por el camino de la izquierda, que no está asfaltado. A unos doscientas metros se encuentra una subida que nos llevará hasta el monasterio de Bellpuig.

Leave a Reply