Playas en Pollensa

Can Cullerassa es una playa con más de 600 m de largo, donde los cantos rodados y un antiguo pinar son sus principales características. Para llegar se tiene que seguir la carretera PM-222, que transcurre junto al mar desde Alcúdia al Puerto de Pollensa, situada allí donde empieza el área residencial.

La playa del Puerto de Pollensa
, conocida también con el nombre de Llenaire, es una de las principales atracciones de este centro turístico, con un paseo para peatones que recorre sus 1000 metros de largo, con 35 m de amplitud y arena blanca de textura fina. Junto al puerto, hay un amplio espacio para aparcar.
Servicios; Restaurantes, bares al aire libre, socorristas, hamacas, sombrillas de playa y velomares para alquilar.

Cala Albercuix son una serie de playas situadas junto al paseo Voramar, la zona peatonal donde se encuentran las antiguas villas del Puerto de Pollensa, bajo la sombra de antiguos pinos y tamarindos. Dentro del agua hay bancos de arena, donde el fondo del mar es prácticamente plano, con tan solo un metro y medio de profundidad mas allá de los 300 m delante de la costa.
Servicios; Restaurantes, hamacas, sombrillas de playa y velomares para alquilar.

El Caló es una pequeña playa virgen de cantos rodados grandes y grava, con 55 m de largo por 20 m de ancho. Los fondos marinos son rocosos con mucha vegetación, lo que hace de este un lugar perfecto para el buceo simplemente con una máscara y unas aletas. Llegar no es sencillo, porque las instalaciones militares de la base aérea de los hidroaviones no dejan llegar desde la Punta de l´Avançada. Por eso hay que caminar 4000 m, desde el punto de partida al fondo de la carretera que conduce a la base militar, desde la carretera PM-221, hacia a Formentor. En los alrededores hay una pared de piedras con unos alambres, la cual nos guiará entre la vegetación que cubre este monte de roca calcárea, ocasionalmente protegido por algunos pinos. Siguiendo la pared, después de haber alcanzado el pico, desciende hasta el mar, muy cerca de la playa.

Cala Formentor es una playa dividida por un muelle utilizado por las embarcaciones de turistas. Cubre un área de aproximadamente 900 m de largo por 10 m de ancho, con arena blanca de textura fina. Delante de la playa se encuentra la pequeña isla de Formentor, y en la parte de atrás hay un pinar que protege de los rayos solares. Para llegar hay un autobús desde el Puerto de Pollensa. En coche se puede llegar siguiendo la carretera PM-221 en dirección hacia Cap de Formentor, está bien indicado. Hay un amplio espacio destinado a aparcamiento, el cual no es gratuito.
Servicios; Un bar al aire libre donde se sirven comidas, duchas, hamacas, sombrillas de playa y velomares para alquilar.

Cala Murta es una playa virgen de grava y arena, con unos 60 m de largo por 25 de ancho. La profundidad del fondo marino llega hasta los 8 m a 200 m lejos de la costa y a 4 m a 100 m, con bancos de arena. Hay algunas instalaciones con barbacoas, áreas para acampar y bancos y mesas para comer. Para llegar se tiene que seguir la carretera PM-221 hacia Formentor, dejando atrás la desviación que lleva a la playa de Formentor, en el kilómetro 13, se tiene que seguir la desviación hacia Cala Murta. Aunque está bien pavimentado, el uso de vehículos está restringido por lo que los últimos 1700 m se tienen que recorrer caminando. Casi todo el camino transcurre a lo largo de un pinar.

Cala en Gossalba
son dos pequeñas playas vírgenes de fondos rocosos y un espeso pinar en la parte de atrás, con cantos rodados y grava a lo largo de 30 metros de longitud y de ancho. Para llegar, lo mejor es salir de Cala Murta, y andar los 2500 m que las separan junto a los acantilados hacia el norte.

Cala Figuera es una playa virgen de 50 m de largo, con arena y cantos rodados generalmente cubiertos por restos de algas. No es difícil de encontrar,ya que se puede ver desde la carretera PM-221, que lleva hacia el faro de Formentor, unos kilómetros después de haber dejado la desviación hacia la playa de Fornmentor, a mano izquierda. Hay un área de aparcamiento, desde donde sale un camino que baja hasta la playa.

Cala Boquer es una playa virgen y solitaria además de un buen refugio para navegantes, tiene una longitud aproximada de 45 m por 10 m de ancho, con cantos rodados y grava en la orilla. Para llegar se tiene que salir del Puerto de Pollensa siguiendo la carretera hacia Formentor, por la avenida Bocchoris, en una rotonda. Se ha de continuar todo recto dejando el área residencial, observando sobre un monte las casas que hay dominando la entrada al valle, donde se ha de dejar el coche. Antes de pasar la reja y caminar a lo largo de un camino rodeado de pinos, pasando por delante de una de las casas sin ninguna dificultad, el camino pasa entre dos grandes rocas, antes de llegar a la playa, a unos 1500 m de distancia.

Cala Carbó está cubierta pro cantos rodados y grava, con 50 m de largo por 30 m de ancho. Situada al final de Cala Sant Vicenç, siguiendo la única carretera junto al mar cap hacia la derecha.

Cala Clara
es una pequeña playa de 30 m de largo por 25 m de ancho, 100 m alejada de Cala Barques en Cala Sant Vicenç, normalmente muy concurrida, debido a la proximidad de un gran hotel.

Cala Barques
es la playa más grande de Cala Sant Vicenç, con 80 m de largo por 25 m de ancho y arena blanca de textura fina.
Servicios; Restaurantes, hamacas, sombrillas de playa y velomares para alquilar.

Leave a Reply