Playas vírgenes de Artà

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cala Torta es una de las mejores playas vírgenes de Mallorca, situada en una remota zona montañosa y preservada en su estado natural. Tiene una longitud de 150 m por 200 m de ancho, con una abundante arena blanca de textura fina. Estos parajes han sido muy castigados por los incendios forestales, que solamente han dejado una pequeña parte del extenso bosque que cubría estas montañas. Para llegar se tiene que seguir la carretera de Artà hacia Capdepera, después de la gasolinera se ha de girar hacia la izquierda, se pasa por delante del parque de bomberos y enseguida se llega al campo de fútbol de Ses Pesqueres, donde de ha de girar hacia la derecha siguiendo una carretera que sube por las montañas, para más adelante empezar a bajar hacia el mar, momento en que se puede contemplar una excepcional panorámica de la costa con la isla de Menorca en el horizonte. 9 Km después de haber dejado Artà, se encuentra una bifurcación donde se ha de girar hacia la derecha y seguir el camino 1300 m hasta llegar a la playa. También se puede llegar en 15 minutos caminando desde Cala Mitjana, siguiendo el camino de la derecha.
Servicios; Un bar al aire libre, donde se sirven comidas.

Cala Mitjana es una playa virgen, a muy poca distancia de Cala Torta, donde siguiendo el camino que parte de la izquierda, se llega caminando unos 15 minutos. Tiene una longitud de 120 m por 10 m de ancho con arena blanca de textura fina, donde también se puede llegar por carretera. Siguiendo las indicaciones para llegar a Cala Torta, 9 km después de haber salido de Artà cuando se llega a la bifurcación, se tiene que seguir el camino de la izquierda unos 1500 m girando en la siguiente bifurcación hacia la derecha, para llegar a la playa.
Servicios; Un pequeño bar al aire libre.

Cala Estreta no es más que una pequeña cala rocosa, situada en la desembocadura de un torrente con una longitud de 10 m, un buen lugar para contemplar el fondo marino. Se llega desde Cala Mitjana, siguiendo la carretera por la costa, enseguida después de la primera curva. Continuando por la carretera hacia arriba se llega a la primera bifurcación, que nos lleva a Cala Torta.

Cala Matzoc es una playa virgen de arena blanca y textura fina ubicada dentro del Parque Natural de Llevant, con una longitud de 70 m por 55 m de ancho. El hecho de que no se pueda llegar en coche dificulta su acceso, pero a la vez hace que sea una playa muy poco frecuentada donde no es extraño no encontrar a nadie, sobretodo si se evita ir en fin de semana. Para llegar se tiene que seguir el camino que parte del costado izquierdo de Cala Estreta, junto a la costa. En unos 30 minutos se han recorrido los 2500 metros que separen las dos calas.

Sa Font Celada es una preciosa playa virgen de arena blanca y fina, ubicada dentro del Parque Natural de Llevant con una longitud de 100 m por 150 m de ancho. Para llegar se ha de salir de Cala Estreta, siguiendo el mismo camino que para ir a Cala Matzoc, desde donde se ha de seguir el camino del costado izquierdo, junto a la costa. Aproximadamente se necesita una hora y cincuenta minutos para hacer todo el recorrido, que nos ofrece unas vistas únicas, donde poco después de haber dejado Cala Matzoc se encuentra la Torre de Aubarca, una atalaya defensiva del siglo XVI que conserva un antiguo cañón en la parte de arriba. También se puede acceder a Sa Font Celada desde S´Arenalet des Verger, siguiendo la costa unos 500 m hacia la derecha.

S´Arenalet des Verger, también conocido como S´Arenalet d´Albarca, es la más extensa de las playas vírgenes que se encuentran dentro del Parque Natural de Llevant. Tiene una longitud de 200 m por 150 m de ancho con arena blanca y fina, con algunas rocas en medio de la arena que se adentran en el mar. En la parte de detrás donde se acaba la arena, hay una pequeña casa sin electricidad utilizada como refugio, donde se puede pasar la noche. El Ayuntamiento de Artà gestiona las reserves. Se llega desde Cala Estreta, siguiendo el camino que pasa por Cala Matzoc y Sa Font Celada, desde donde se tiene que seguir la costa hacia la izquierda unos 10 minutos. Para llegar desde la carretera se necesitan unas dos horas caminando junto al mar, sin paradas.

También se puede acceder bajando por el Puig de la Tudossa, reduciendo el tiempo de caminar en una hora y 30 minutos, si bien se tiene que tener en cuenta que la vuelta es cuesta arriba. Para alcanzar este otro camino, desde Artà se tiene que salir por la carretera que lleva hacia la Ermita de Betlem. Después de haber recorrido aproximadamente 5 km, un poco antes deque la carretera empiece a ascender tortuosamente, se tiene que seguir una desviación hacia la derecha señalizada con el nombre de S´Alqueria Vella i Es Verger, rápidamente se llega a S´Alqueria Vella, donde hay un plano con diferentes rutas por el Parque Natural de Llevant. Se tiene que seguir recto unos 4 km, por el camino asfaltado dejando la casa a mano derecha, hasta llegar a la cima del Puig de la Tudossa, inconfundible por sus antenas. Desde donde parte un camino , que bajando nos lleva hacia el mar.

Es Caló no se puede afirmar que sea una playa propiamente dicha, es más bien una entrada rocosa de unos 20 metros de longitud, protegida por un espigón artificial, que permite el acceso al mar en un pintoresco lugar, a los pies de las montañas de la Sierra de Llevant. Situada en un extremo de la bahía de Alcudia junto a la Colònia de San Pedro. Para llegar se tiene que seguir la carretera hacia la Colònia de Sant Pere y continuar recto hasta la urbanización de Betlem, donde a la salida después de haberla atravesado, parte un camino sin asfaltar que transcurre 3 km junto al mar hasta llegar a es Caló. Se puede llegar en coche, pero con dificultad.

Na Clara es una playa virgen con fondos de arena donde se encuentran algunas rocas, sobretodo en la orilla. Tiene una longitud de 100 m y una escasa amplitud. Se encuentra a 200 m del camino sin asfaltar que se ha descrito para llegar a es Caló, bajo unos acantilados.

Ca los Cans es una tranquila cala con 115 m de longitud bien protegida del mal tiempo, donde en lugar de arena hay pequeños cantos rodados. En la orilla el alga es abundante, formando una cómoda capa vegetal sobre la que extender la toalla. Se pueden observar unos escars, construcciones tradicionales donde los pescadores guardaban sus embarcaciones y aparejos de pesca. Se encuentra al final de la pequeña carretera, que sale de la Colònia de Sant Pere junto a la costa hacia el norte.

Sa Canova es una playa virgen con casi 2000 m de largo por 100 m de ancho, con un singular sistema dunar detrás, cubierto en buena parte por un bosque de pinos. Generalmente en el Mediterráneo, se presentan dunas paralelas a la playa, en cambio en Sa Canova las dunas son oblicuas a la costa y penetran tierra adentro hasta alejarse casi 2 km de la costa. Esto es debido a la intensidad y constancia del viento de Tramuntana (norte-sur), dirección en la que se colocan las dunas. Por este motivo, es un lugar muy frecuentado por los practicantes de windsurf. Se puede llegar desde la urbanización de S´Estanyol en la Colònia de Sant Pere, caminando junto a la orilla de la costa hacia la izquierda si no situamos mirando hacia el mar. También se puede acceder a Sa Canova desde el final de Son Serra de Marina, esta vez caminando hacia la derecha. De hecho este espacio natural protegido, se encuentra entre las dos urbanizaciones.

Entre los pinos de las dunas hay algunas calles y chalets, restos de la urbanización que se empezó a desarrollar a finales de los ochenta y finalmente fue paralizada, gracias a las presiones de las manifestaciones populares encabezadas por el GOB, la organización ecologista más importante de Mallorca.

Latest Comments

  1. ibalears.com agosto 18, 2016

Leave a Reply